Entradas

Miedo a equivocarme, a no ser perfecta a fallar. Necesito pero no puedo, la presión me abruma y acaba apoderándose de mis pensamientos. Sensaciones turbias, temblores y escalofríos. Esa obligación de destacar. Lo correcto se adelanta y no deja paso, me encarcela en inseguridades sin silencio ni gritos, si piedad ni placer.¿por qué no puedo escapar?Nada me ata, pero no puedo irme, no puedo liberar mi mente, encarcelada sin retorno. Acaba ya, pero no acaba bien, estos pasos marcarán el camino, desconocido y deseado. Frío ahogándose en llamas, locura, paz. Sensación de vacío en la abundacia, neciedad, claridad.
Saciedad en versos.
Deja escapar.
Atrás.

Que llena de esperanzas mi temblor...

Quiero que escuches esto, hazlo por mi.
Es puro sentimiento, sencillo y directo. Hace tiempo no me paraba a contemplar las letras de este tipo de canciones, eran simples palabrerías que quieren que se compre. Siempre iba con prisas y sin frenos, hacia delante, sin observar a mi alrdedor, no sabía lo que me perdía, aunque estoy segura que si lo hubiese sabido me daría igual. Pero claro, derrepente llega esa persona, que te hace que frenes, que silencies tu ruido para que por primera vez escuches como te late el corazón dándote cuenta de que  existe y te pide a gritos que lo hagas funcionar, que lo abraces para que se calme. Esa persona que te enseña el valor del tiempo, desgarrándote las ganas de que se pare, quedandoros atrapados para siempre. Esa persona que no se precipita, que poco a poco otorga un nuevo sentido a la noche gris, que con la mirada te hace pedacitos cada vez más pequeños, ya no son tuyos. Esa persona que con su sonreír arrasa con el hielo, desafiando a la luna llena…

Quién me lo iba a decir

Quién me lo iba a decir . Quién me iba a decir que amaría tú sonrisa,  la que te hace que tus ojillos se queden chinos, la que te pilla media cara, la que lleva a mi mirada a perseguir tus labios, la que tengo tantas ganas de volver a ver.  Con tus dientes torcidos, con tus imperfecciones sumamente perfectas.
Quién me lo iba a decir. Quién me iba a decir que me iría ablandándo con el tiempo. Que esos besos se tradujesen en versos.
Quién me lo iba a decir. Quién me iba a decir que tras estos años nos volviesemos a ver y de qué manera.
Quién me lo iba a decir. Quién me iba a decir que aquello no era una despedida, que aquel "hasta nunca" se convierte en un "buenos días" cada mañana.
Quién me lo iba a decir. Quién me iba a decir que el odio, el reconcor que me hiciste sentir, sea ahora lo que me hace quererte .
Quién me lo iba a decir. Quien me iba a decir que iba a volverme loca por ti.
Sí, vuelvo a escribir, una persona me ha hecho volver a sentir. Poco a poco esto crece, de un error de una noche se está traduciendo en pedacitos de felicidad intermitente. Estoy asustada, esto se está intisificando, yo que sólo quería un aquí te pillo y aquí te mato... Se me está yendo de las manos, estoy sintiendo. Tengo miedo de volver a hacer daño, de que no corresponda de nuevo, de que no sepa querer. ¿Por qué me dejaron así?  Era tan tierna, tan inocente que ahora no quedan ni las huellas. Me cuesta tanto querer. No sé hacerlo, no puedo decir algo bonito sin estropearlo con cualquier gilipollez. Mi mente está adaptada a que todo sea un simple polvo, a que sólo vean un trozo de carne en la que incar el diente. Pero ahora no es así, se ha pasado el tiempo de prueba y lo ha superado. ¿Qué se hace ahora? Estoy en punto muerto, lanzándome al vacío, hablar sin pensar, quizás sea la mejor forma. He vuelto a decir te quiero y no por obligación, ¿en qué me estoy convirtiendo?
No he vuelt…

Tú a mi no me engañas

Tú a mí no me engañas, porque lo sé, lo noto. Tu actitud de indeferencia cuando estoy cerca pero a pesar de eso no me quitas la mirada ni un solo segundo. Tú a mí no me engañas, recuerda que te conozco muy bien, aún no me has olvidado. Lo intentas o eso es lo que quieres transmitir, cuando nos cruzamos da la casualidad de que estás con alguien, me quieres hacer ver que has encontrado a alguien mejor, a alguien, pero tú a mi no me engañas. Aaunque no lo admites, sigues persiguiendo mi rastro para ver si te topas con él de lleno, me buscas pero cuando me encuentras te apartas, me tienes miedo, terror a que te haga daño otra vez, caminas lejos cuando nos rozamos. Sé que me vigilas, siempre dejas huellas y que ahora estarás leyendo esto, que no paras de pensar en mí, que no te preocupes, no se lo diré a nadie. Hazte el duro, pero que cuando sonrío, todo se hablanda, tú a mi ni me engañas. Tengo como superpoderes y lo sabes, pude hacer contigo lo que quise y aún puedo, sabes que me quieres…

Cada boca tiene un sabor

Creo que se me olvidó querer, ¿cómo se hace? Hace tiempo que ya no siento nada, busco el contacto con otras pieles, pero el contacto con lo de dentro no sé donde quedó. Me gusta sentir placer, hacer que lo sientan, me gustan los toqueteos, los besos, pero a la hora de besar abro lo ojos porque eso de cerrarlos lo dejo mejor para los enamorados. La verdad que follar sin compromisos está bien, ni sufres ni haces sufrir, es el aquí te pillo y aquí te mato, acabar con las ganas y vuelta a empezar. No tiene más misterio siempre es igual, aunque no con la misma persona, no le doy oportunidad a nadie de que me conozca como soy, antes de que se fuguen ya me he ido yo. Creo que no he besado en más de dos ocasiones a ese mismo alguien y sinceramente no me arrepiento, ya decía Fito que "la vida es algo que hay que morder y cada boca tiene un sabor", entonces, ¿por que repetirías sabores? Vamos a comernos bocas y lo que no lo son. Que se nos caigan los labios por el uso y el corazón por…
Perdida, más que Nemo en los 7 mares. Echo de menos, pero no sé si es a ti o a lo que hacías conmigo. Desde que me fui no he vuelto a sentir ese cariño, ahora lo necesito y grito por él. Ya no estás, por mis idioteces, pero puede que vuelvas, si dejo de lado esto que me confunde, aunque no sé si realmente es lo que quiero. Las noches me distraen, me encantaría estar a tu lado pero al despertar se disipa como los sueños. A veces me paro a pensar como sería si no hubiese dicho esas palabras, seguiría riéndome en tu paladar, bailando en tu mirada y acariciando tus pasos, seguiría contigo. Me interesa saber como te encuentras, que es lo que haces y si piensas en mí. Yo pienso en ti, otras veces ni se lo que pienso e incluso ni pienso. Me pregunto si me echas de menos, si estarías dispuesto a volverte loco por mí, a silenciar mis monstruos y a esperarme hasta que esté lista. ¿Sigues estando ahí?