Tú a mi no me engañas

Tú a mí no me engañas, porque lo sé, lo noto. Tu actitud de indeferencia cuando estoy cerca pero a pesar de eso no me quitas la mirada ni un solo segundo. Tú a mí no me engañas, recuerda que te conozco muy bien, aún no me has olvidado. Lo intentas o eso es lo que quieres transmitir, cuando nos cruzamos da la casualidad de que estás con alguien, me quieres hacer ver que has encontrado a alguien mejor, a alguien, pero tú a mi no me engañas. Aaunque no lo admites, sigues persiguiendo mi rastro para ver si te topas con él de lleno, me buscas pero cuando me encuentras te apartas, me tienes miedo, terror a que te haga daño otra vez, caminas lejos cuando nos rozamos. Sé que me vigilas, siempre dejas huellas y que ahora estarás leyendo esto, que no paras de pensar en mí, que no te preocupes, no se lo diré a nadie. Hazte el duro, pero que cuando sonrío, todo se hablanda, tú a mi ni me engañas. Tengo como superpoderes y lo sabes, pude hacer contigo lo que quise y aún puedo, sabes que me quieres, tú a mi no me engañas. No te hagas el tonto, que no lo eres. No finjas que estás bien, no finjas que no te importo, sabes que eres pésimo mintiendo y que tus palabras son oscuras, la gente no te conocen por eso te creen pero que tú a mi no me engañas. Tranquilo, no te alteres, tú con calma y no te escondas, ¿vale? Porque yo a ti tampoco te engaño.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Debilidad