Quiero reir enseñando la dentadura

Este es el fin de un nuevo comienzo, una vez más fracasé, una vez más recaí, pero aún sigo intentado levantarme. Lo que más me extraña es como durante toda esta historia he pasado de castigos físicos a castigos psíquicos. Suena ironía pero es real, nos alimentamos de nuestros miedos, sabemos nuestro punto débil y nosotros mismos somos nuestros agresores. Mi subconsciente encontró la peor forma de atormentarme, sabía que era lo que odiaba y por eso me hizo abrazarme a ello, estaba agarrando algo que me salvaba por instantes pero me mataba lentamente.  Es terrible ver como vas cayendo, es terrible ver como no encuentras motivos para alzar el vuelo, duele por fuera pero aún más por dentro, todo por donde camines te recuerda a ello. Hay veces que necesitas vomitar los pensamientos, momentos en los que solo deseas crear una especie de cúpula sobre ti y aislarte de todo, pero eso solo existe en tu mente. No puedes huir de ello, tienes dos opciones dejarte arrastrar o desgarrar con fuerza. Y volví a elegir la segunda elección, quiero luchar, quiero que todo acabe y decir, bueno decirlo no, sentirlo "estoy orgullosa de lo que soy".
No se si mientras la subida se romperá la cuerda que me sujeta y caeré aun más pero no me importa, sea como sea tengo que subir, sea como sea tengo que acabar con esto porque si no acabará conmigo, quiero reír enseñando la dentadura, quiero decir "lloré de alegría", únicamente quiero vivir.

Entradas populares de este blog

Debilidad

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas