Te cambio una lágrima por una locura

Te cambio una lágrima por una locura, suena raro, pero es mi nuevo objetivo de vida. Conforme pasa el tiempo he comprobado que cada vez que me sentía oprimida, triste y me era imposible llorar, lo convertía en locuras. Hoy mismo me di cuenta, creé unas falsas ilusiones, que por unos momentos hacía de motor a mi corazón. Pensaba con los ojos cerrados y los sentimientos abiertos, nos imaginábamos cerca, muy cerca, te pensé en voz alta, sentí tu tacto sin tocarte, saboreé tus labios sin rozarlos. Creé como una especie de nube en la cual flotaba dentro de mi imaginación, fue disipada al ver que todo esto se estaba cumpliendo, realmente, pero con otra. En ese momento mis ojos quería que brotasen lágrimas como precipita lluvia, pero no podía, no podía presentarme débil, soy fuerte y tengo que demostrarlo. Así que a partir de una sonrisa empecé a dejar la mente en blanco, sólo se me venían locuras, adiós a la vergüenza, hablaba con cualquiera que se cruzaba por mi camino, decía palabras sin sentido, reía a carcajadas, creaba música con los pasos, bailaba sin movimientos, la gente me miraba alterada y cuando notaba que mis mejillas se enrojecían salía de ahí corriendo.
Puede parecer una idiotez, pero era la única forma que encontraba para sentirme bien.Gracias a esto he descubierto algo, los locos son las personas que más sienten las personas que más viven, aquellas que no se conforma con una realidad dolorosa, busca su mundo.


Entradas populares de este blog

Debilidad

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas