Estaba buscando respirar algo nuevo, y atraparme en algo viejo. Quería sentirme querida de una vez por todas, de que sea real, de no sonreír a una pantalla si no, a tu cara.
Me llenó de impotencia, presiento que algo bueno definitivamente no va a pasar, de la nada has cambiado.
De darme una esperanza me has quitado la razón intentado volverme loca. ¿Por qué tan diferente en cuestión de horas? Lo siento si no te dije que si, pero tampoco te dije que no, solo tenía miedo, mucho miedo de que me volvieran a herir. Es raro, pueden que sean paranoias mías pero siento lo que escribo. Me fíe de ti, aun lo sigo haciendo, pero no se va la duda, quizás me estas mintiendo.
No quiero pensar, solo dejarme llevar, aunque jugaré en mi terreno.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad