Tú y tu costumbre




Tú y tu costumbre de aparecer por detrás, agarrándome, buscando mi sonrisa, inspiras palabras calladas y sentimientos de grito.
Tú y tu costumbre de mirarme, de clavar esos ojos en mi, sin
dejarme respirar, haces que encuentre un sentido a mi mirada, que solo se calma cuando te ve.
Tú y tu costumbre de desaparecer, llegas, asomas y te vas. Pero no me explico por qué no te has ido de una vez por todas.
Tú y tu costumbre de culpar el momento, de decir no somos nosotros, solo es la situación que me impide estar junto a ti.
Tú y tu costumbre de crear intensidades de latidos, de ser el mecanismo por el cual vivo, de que si te marchas olvido existir.
Tú y tu costumbre de no evitar enamorarme, de hacerme saber que eres tú y siempre
tú.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad