Parad ya

Parad ya de una vez, por favor. ¿Por qué juzgáis sobre lo que hago? ¿Quién sois para tener ese derecho? Vais por ahí como si tuvieses un título que os permitiese hablar de lo que está bien y lo que está mal, pero no sois licenciados en derecho, no sois jueces, no tenéis motivo para hacerlo. ¿Qué más te da lo que yo haga? En ningún momento te he faltado el respeto, ni he salido de mis límites, mis actuaciones me afectan a mí, solo a mí, ¿por qué te metes en ellas? Es más, ¿por qué las críticas?
Si quiero marcar silueta, lo hago y si quiero enseñar ¿por qué no podría? Murmuras sobre mí, cuando tú mismo te paseas por la vida casi desnudo, ah perdone, que llevas un bikini o bañador, eso si sería correcto, ¿no? Pues llámame inculta, pero no lo logro entender, son los mismos metros de tela, exactamente igual, ¿por qué una cosa si estaría bien y otra no? No te reprocho,no soy como tú pero pretendo que entiendas lo que defiendo. Yo no soy más guarra que tú por hacer uso de mi cuerpo, ni tú lo eres menos por tenerlo de adorno, asimila que somos personas y que la figura es una manifestación más del arte, cualquier figura es arte. Sabes que te gusta esa prenda, pero no te la pones porque dicen que estás muy delgado para ello,o que te sobra grasa, ¿por qué hay que tener un prototipo de belleza? Esto nos quita libertad, tenemos derechos irrompibles, pero lo más triste es que somos nosotros mismos quien los rompemos al hacerle caso a los demás, al no hacernos caso. No te gusta como me queda pero a mi sí, así que no hay más que hablar, lo llevo puesto y no tiene que molestarte, ahora te toca a ti que te guardes esas palabras hirientes y no me molestes. No pienses en callarme, adelante, a ver si puedes.

Entradas populares de este blog

Debilidad

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas