Querer sin poder

Querer sin poder suena muy atractivo, me atrae esa idea tanto como me atraen tus ojos, o los hoyuelos que se te forman al sonreír, o tu voz. Apenas te conozco pero siento que siempre has estado, quiero descubrir que es así, que tienes que ser tú, mi nuevo tú. Alguien diferente, no quiero que seas ni mejor ni peor, solo que seas distinto, que me enseñes como es vivir a tu manera, para quedarme con un trocito, quiero que me muestres razones para volver a creer, para confiar, otra vez repito, quiero que seas tú. Suenan interesantes tus palabras, tus propuestas, en definitiva tu nombre suena interesante. Sentir, creo que estoy recorriendo esa distancia pero me está llevando a la parte de sin
poder, cada día que pasa pienso más en ti, en encontrarme bajo tu mirada, abrazada en tu cuerpo y rozando nuestros labios hasta que se conviertan en carcajadas. Sueño con el momento y cada día me despierto con ganas de que se haga realidad. Esperar, es lo que toca, podía decir no hace falta busco a otro tú, pero lo fácil no me llama, me gusta sentir que eres un reto casi mío, me gustar incrementar la necesidad de tenerte cerca, es como una adrenalina que estallará en cual quier momento. Adicción, ¿te convertirás en eso? Sinceramente no lo sé, no quiero estar pendiente de algo, pero a la vez me incita más, es un juego donde la cabeza quiere quitarle el poder al corazón, en ese tránsito domina la locura, porque la razón pierde sus fuerzas y el corazón se enamora.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad