Destruid al puto reloj

Echo de menos al puto reloj, sí, un mísero objeto, le echo de menos, cuando lo miraba veía que las horas pasaban y no era consciente, le echo de menos porque esos minutos que marcaban las agujas los pasaba hablando contigo, mirándote, mordiéndome los labios para contener esas ganas de besarte.
Echo de menos la forma en la que me hacías sonreír tras esa pantalla.
Todo era pantallas, que nos acercaba y a la vez nos alejaba, como diciembre y enero, como quererte y que me quieras, como tú y yo.
Te quiero, aquí, no aguanto, los días son cortos, las noches las bañan las lágrimas silenciosas.
No me explico como puedes ser tanto en tan poco tiempo, no me explico como te echo tanto de menos, no me explico si aguantaré hasta verte, porque quiero verte. Esto no puede acabar por unos jodidos números que marcan una distancia, no te puedes ir por unos km, no me puedes dejar así, no sabes lo que te necesito, no sabes como me gustaría abrazarte, no sabes como me gustaría volver a mirar a ese puto reloj y verte ahí, a mi lado, con el tiempo pasando. Destruid al puto reloj, sí, acabad con él porque le echo de menos.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad