Eres un ridículo.

Tú, si tú, eres un ridículo.
Tú el que se hace la víctima, el quiere llamar la atención y solo das pena.
Sigue así, haciéndote daño, haciéndoselo a los demás, poniendo tu vida en peligro, ¿para qué? ¿Qué quieres conseguir con ello? ¿Estar muerto?
Pues adelante, sigue obsesionado, que lo conseguirás. Vomita una, dos o tres veces al día, no comas nada o hínchate hasta explotar. Córtate a ver si derramas tanta sangre que el corazón muera. Enciérrate a llorar, llora sin parar a ver si te ahogas en tu propio mar de lamentos. Fuma todo lo que pilles, fuma hasta que el aire puro te haga mal. Vete al lugar más alto y lánzate hacia el suelo o tírate a las vías del tren como si la velocidad se llevase tus problemas.
Sigue condicionándote tu vida, échale de menos, sigue esperando a que vuelva, échate las culpas, que esa persona mientras se come la boca con otra.
Quédate en el sofá a ver si te llaman para darte un trabajo, para decirte "queremos a gente con tanta motivación como tú".
Da golpes, rómpete los puños, agrede a quien se te cruce, que la violencia te haga sentir un campeón. Ríete de los demás a ver si su desgracia es mayor que la tuya. Tírate a quien pilles, trátala como una puta que seguro que le gusta, que así fijo que te va a querer, que irá a tus brazos.
Déjate  manosear, que te roben tu dignidad, deja que te golpeen marcando en tu piel.
Abrázale mientras que tu cabeza te invite a empujarle. Odia a todos,
échale las culpas a los demás. Sigue así con esta actitud, tú sigue, que acabarás muerto en vida o directamente acabarás sin vida, adelante.
¿Pero no te das cuenta de lo que eres? Eres un RIDÍCULO.
Valora la vida, valórate a ti mismo, que estás vivo. Tus problemas no se solucionarán de ese modo, que hay miles de personas que desean estar como tú, tener una pizca de oportunidad para respirar sin miedo a morir, que necesitan algo para llevarse a la boca, que son explotados, que viven bajo mandatos, que son encadenados en injusticias. Que se someten tratamientos tan duros que en mitad del camino su vida se esfuma sólo por esa pequeña esperanza.
Padres que se sacrifican por sus hijos, gente que deja atrás todo por una libertad, gente que nada en el asco, gente de ese tercer mundo, incluso gente de este primer mundo que busca su lugar.
Gente que a pesar de todo esto logran sonreír y tú mírate, ridículo, creándote tu propia muerte. Deja de ser injusto, de ser cobarde y lucha, si no quieres luchar por ti, hazlo por ellos, pero lucha.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad