Lo siento por ti, lo siento por mí.

Llegamos a un problema, ese que nos ha dejado peor que Roma y sus ruinas. Nos hemos querido, nos seguimos quieriendo pero en distinta medida.La gravedad a la que caemos aumenta a la vez que mis sentimientos, pero los tuyos siguen intactos, me quieres igual, cada vez te quiero más. Mis ganas de besarte esa sonrisa no se asemejan a las que tú puedas experimentar y por eso nos pasa lo que nos pasa. Quiero acercarme a ti, cualquier cosa me sirve, sim embargo esto te agobia y de cierta forma instalas una frontera que no me deja pasar para inhalar  tu aliento. Me limitas y ello me hace querer romperlo, entiéndolo. Comprende mis enfados, y asimila que soy así, que me enervo y digo cosas sin sentido, me altera ver que que pasas de mí, me cansa poner siempre la cara buena y que tú ni pongas una cara cualquiera. No me gusta mis reproches y sé que a ti menos, es muy simple me gustaría que me quisieses como yo. Fácil sería volver a los tiempos que estábamos igualados, aquellos que ni tu me alcanzabas ni yo te seguía, lo triste es que se acabaron. No me gusta como me comporto, no me gusta que intente cortar tu libertad, ni que no valore la mía. 
"Lo siento por ti, lo siento por mí pero ya no te puedo querer. Se me está yendo de las manos y antes de que sea más grabe me voy, por un tiempo o por siempre, esto depende de lo que te eche de menos."

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad