Quisiera darte un abrazo bien fuerte, donde no me dejaras caer

Pienso que echaré de menos tu sonrisa, tus idioteces, tu voz, tu mirada, todo de ti, sé que te vas y me pregunto ahora, ¿cuál será ahora el motor para crear mis sonrisas si ya no estás?
Quiero transformar este sentimiento tan amargo en palabras. Mis pensamientos no dejan de situarse en mí, se está creando una cierta añoranza,  duele saber que una parte de ti se va. Poco a poco ha llegado la despedida, habrá un momento en el que el proceso se acabará definitivamente en el momento  cuando esas temidas palabras, ese temido "adiós" salgan de tu boca, aquella boca que tendrá dibujada una sonrisa por última vez, mi última vez de sentirte y quizás de quererte. Intentaré ser fuerte, no dejarme llevar por los sentimientos, porque quiero que me recuerdes con buenas sensaciones, pero no se si podré, no quiero encontrarme frente a ti con lágrimas en los ojos, ¿pero sabes? Esas lágrimas son fluidos de sentimientos que están escapando, aquellos que quedaban guardados. Quisiera darte un abrazo bien fuerte, donde no me dejaras caer, quisiera que no fuese el fin y si lo es, que ese final me haga vivir. Cuando te mire por última vez, cuando salga por esa puerta y abandone nuestra historia, secaré mis lágrimas y sonreiré, ¿sabes por qué? Porque la sonrisa es el primer paso para iniciar el camino a la felicidad.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad