A momentos

Es hora de asumir la realidad, esa realidad de qué por más que intente engañarme a mí misma, esto no cambia.Inconscientemente, apareces en mi mente, mis pensamientos te persiguen hasta que mis sentidos puedan encontrarse contigo, mi mirada se alza entre la muchedumbre para localizarte y al hacerlo, algo en mi se activa, como si hablásemos de una acción reacción. Siento unas punzadas sobre la piel, dan gritos buscando tu contacto para hacerles callar. Esa información se transporta por el sistema nervioso hasta llegar al cerebro, me quedo inmóvil, con la mente en blanco y joder me he dado cuenta de que siempre que estás cerca, me dejas así, sin saber que hacer.
Pasan minutos, segundos y milisegundos hasta que reacciono, muchas veces considero que me equivoco, pero me activas de tal manera que me descontrolas. No sé si son sentimientos o qué son pero esto, lo impide.
Me he echado la culpa en tantas y tantas ocasiones que pensaba que por este comportamiento "innato" era el causante de que en ti no se levante dichas emociones, de qué no seas capaz de sentir ese hormigueo cuando yo me acerco a ti. Aunque me pregunto si alguna vez padeciste de algo similar, porque tu sonrisa, tu puta sonrisa te delata.

"A momentos completábamos las carcajadas, a momentos nuestras mejillas eran coloreadas, a momentos nuestros ojos se alcanzaban y a momentos nuestras bocas se mezclaban."

Entradas populares de este blog

Debilidad

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas