Como punzadas

Como punzadas, sí, se podría decir, como punzadas en el corazón vacío del que arrebataron su abrigo. Hieren sin rasgar, busca consuelo en la inexistencia, triste, triste es. Sientes esa especie de dolor incoloro, que no puedes transmitirlo pero tampoco puedes evitar sentirlo, es extraño y a la vez injusto de que el creador de ello, viva feliz, mientras tú eres paciente. Debería abandonar todo tipo de vivencia, debería olvidar todo tipo de recuerdos, quizás así y sólo quizás, ese espacio sin rellenar se esfumaría.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad