Llénala de versos y de besos.

Te vuelvo a escribir a ti, a ti que ya no te calan la huellas de mis besos. Parece que la música ha perdido la melodía que creamos, parece que las palabras están desorbitadas en nuestra galaxia y que jamás volverán a colisionar. A ti que estoy aprendiendo a no necesitarte, que apenas te recuerdo, que tú me has olvidado. Tú que me has sustituido, ¿estás mejor con ella que conmigo? Ojalá sea un sí, espero que sea cierto, que tu éxtasis sea sincero y que merezca la pena todo por lo que he pasado, todo lo que me he esforzado para no extrañarte, por favor te pido que seas feliz, porque así ese será el único justificante sabio de que nos hayamos separado.Quierela más que yo te quise a ti y no le pierdas como nosotros nos perdimos. Cuídala como yo intenté hacerlo contigo, dale las gracias por las veces que yo no te las di, hazle sonreír como a veces me lo hacías a mí, no dejes de necesitarla, que pase segundos y que su mano se pierda entre tus dedos. Deja que tus caricias traspasen sus huesos, abrázala muy fuerte como en tantas ocasiones quise que me lo hicieses. Escuchala, que no deje de hablar y de repente cállala con un mordisco, pero que no se lo espere. Tóca  la guitarra a ver si es capaz de quedarse fascinada como a mi me ocurría, llénala de versos y de besos. Sé como solo tú eres, pero debes saber que ella no es como yo, que para ella no serás tan imprescindible como lo fuiste para mí. A pesar de esto, quiero que te quedes con la curiosidad de como hubiese sido seguir adelante, quédate con la curiosidad de como sería conmigo y cada vez que estés con ella piensa en mí, que me busques cuando la mires, que yo ya te encontré.

https://youtu.be/u2g22SRikGc

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad