¿Inocentada o inocente? Capítulo 13

Capítulo 13, me siento malota.

Para despedirnos de Barcelona, decidimos salir a dar una vuelta por ahí. La noche acechaba y el hambre llegaba. Camino al MacDonald´s pasamos por un parque, como no llevamos regalos para nuestros amigos, mi prima Celia y yo para hacer la gracia, cogimos unas cuantas piedras.

"Por fin, internet" Me conecté al wifi del restaurante, demasiado tiempo sin conectarme, tenía una gran necesidad por hablarle, le echaba de menos.

-Alba, nena, ¿qué quieres pedir?
-Enm..¿me hablas mí? -Respondo algo atolondrada a Carol.
- Pues claro, ¿a quién iba a ser si no? ¿a Jonah?
"Uy, me ha pillado" En ese momento suelto el móvil, durante unos pocos minutos y hago mi pedido.
Como no sabemos comportarnos, hacemos una guerra de comida y las patatas vuelan sobre nosotras, finalmente creo que quedó más comida en el suelo que de la que nos comimos.

-¿Nos vamos ya?-Pregunta Marta (compañera de baile).
-Si - responde el resto
-Nenas esperad, mirad lo que he visto...¡globos de colores! Yo quiero uno- Les miro con cara de niña buena.
-Pero Alba solo son para los niños pequeños.
-¿Y que más da? Yo lo quiero. - Me acerco a un niño que había por allí y con disimulo se lo quito.
-Mirad lo que tengo.- Les enseño mi globo.
-¿De dónde lo has sacado?
-Se lo he cogido prestado a un niño, me siento malota.- De repente todos me miran y ríen a carcajadas.

Antes de volver a casa de mi tía, nos damos una última vuelta, y sin esperarlo, nos abandonan allí, en medio de Barcelona, si conocer nada a nuestra suerte, de aventura. Me hago la machota y llevo al resto al lugar donde habíamos quedado para que nos recogieran, ni idea, me invento el camino, pero al final lo encontré.

Llegó el momento, la última mirada hacia esas tierras, subo los cuatro escalones que han sido testigos de unos de mis sueños cumplidos. El autobús arranca y cada vez más cerca de ese paisaje, de esos olivos, de esa tierra, en la que está él, ya queda menos para verle.

Todo acabó, ya pisaba el suelo firme de mi pueblo, miraba al frente y allí encontré a mi padre y al resto de mi familia, fui corriendo a abrazarles. Bajo una sonrisa echo un vistazo al autobús, donde con él, se queda grabado mi experiencia. Pienso que sigo sin despertar porque sé que volveré a continuar aquel maravilloso sueño.

Lunes por la mañana...

Con más ganas que nunca me levanto para ir al insti, hoy decido ponerme una sonrisa, suena algo cursi, pero me estaba quedando con vosotros, cojo mis vaqueros largos y una camiseta negra juntos a unas manoletinas. Como ya se está convirtiendo en tradición no puede faltar la música y dentro de mi habitación se escucha Princesas de Pereza.  En el camino al isnti no paro de hablar con Cintia.
-Alba, ¿Te has traído las piedras?
-Sí, además tengo una sorpresa, ahora verás...
 Cojo la mochila y saco una pequeña bolsita rosa con muchos adornos.
-¿Eso qué es?
-Ábrelo.
 Las risas se escuchan por todo el autobús, había metido las piedras en aquella bolsita.
-Verás cuando se las demos a los demás, nos matan.
-Se les van a quedar una cara de gilipollas*....

Al llegar al insti, todo es abrazos y besos de mis compañeras, alguno que otro saludo por parte de los chicos y es ahí donde está él," ¿le doy dos besos o con un simple saludo es suficiente? Uy, se acerca, ¿qué hago?"
 Antes de poder hacer nada es él quien toma la iniciativa, Jonah me da dos besos y me pregunta por mi viaje.  Al recordar esos momentos y al estar cerca suya, mi mirada toma un brillo intenso.
 En ese momento, Nico pasa cerca nuestra, me mira intensamente, su mirada sigue siendo fría, después de lo que ocurrió no volvimos a hablar, ha sido difícil, pero era lo mejor.


El recreo nos lo pasamos haciendo nuestras locuras e íbamos por todo el patio repartiendo "los regalos".
-Cómo sea una tontura de regalo como una piedra o un palo,  te lo tragas- Me dijo Irene (una de las chupi pandy- las chicas de peal)
-Tranquila-. No pude contener la risa cuando le dimos el regalo.
Se acerca para meterme la piedra en la boca.
-¡Para loca!-la aparto de mí.
-He dicho que te lo tragabas..
 "Madre mía, esa chica está loca, pero no puedo negar que en realidad es genial."

 Las siguientes horas fueron más o menos entretenidas, pero como es el insti, acabo agotada. Al salir, como cada día voy hacía el bus con Jonah, una despedida y hacia casa.
Después de comer decido acostarme un poco, escucho un sonido procedente del móvil. Era César (uno de los "amigos del verano"), me había mandado un mensaje, en él decía que había descubierto algo, había descubierto la verdad acerca de lo que pasó con Nico.

16:20-César: Alba, me he enterado de todo, he descubierto la realidad de Nico.
16:21-Alba: ¿qué realidad? ¿a qué te refieres?
16:22-César: aquello que hizo que os alejara definitivamente, explica su actitud, aunque no la justifica. Te lo contaré porque no quiero que ese idiota te vuelva a hacer daño, es más, mereces saber la verdad.





Entradas populares de este blog

Debilidad

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas