¿Inocentada o inocente? Capítulo 16

Capítulo 16,  mi corazón habló mediante un impulso

Unos días antes de la fiesta..

17:00-Miriam petona: nenas, ¿hacemos algo hoy?
17:01-Mary petona: no se..no se
17:01-Cintia petona: que hoy es sábado, ¡Algo tenemos que hacer!
17:02-Carol petona: ¿y si vamos a Peal? Es más, hoy hay partido de fútbol.
17:04-Paula petona: hoy no puedo, tengo que estudiar y mis padres no me deja.
17:05-Alba: joder* petona, yo quiero que vayamos todas.
17:06.Paula petona: ¿te crees que yo no? No me dejan, lo siento.
Iros vosotras, lo pasareis bien.
Alba aunque creas que no te vigilo..- añade una cara guiñando el ojo.
17:06-Miriam petona: uy, uy, tranquila ya estamos el resto al pendiente.
17:08-Carol petona: voy a decírselo a mis padres a ver si nos quieren llevar.
17:10-Mary petona: yo también.
17:15-Alba: nenas voy a estudiar, ¡Ahora me avisáis por fis!

Dejo el móvil durante un rato y me concentro en los deberes. "Madre mía, que no me entero de tecnología y en unos días el examen, pugs, ¿qué puedo hacer?"

18:00-Alba: ¿Dónde está el chico más guapo de todos?
18:02-Álex: ¿Qué quieres Alba?
18:03-Alba: ups, me has pillado, se nota que me estás conociendo ya. Pues mira, como dentro de poco es el examen de tecnología y no tengo ni idea, he pensado que tú, siendo tan listo podrías ayudarme....-le añado una cara angelical.
18:05-Álex: vale...ains. Dime en que te puedo ayudar.
 18:06-Alba: gracias, si es que....
18:07-Álex: ¿qué?
18:08-Alba: ¡ERES EL MEJOR!

Estuvimos durante más de una hora intercambiando datos de tecnología, ya me salía bastante bien, si es que soy lista, bueno la verdad.. si no es por él, la cago.
Recibo una llamada de Miriam diciéndome que su madre nos lleva a Peal y que nos recoge.
Exaltada me pongo a escuchar música, entre las notas se escucha Sing de Ed Sheeran, otra oportunidad para ver a Jonah y esta vez el jugará ¿ y si me dedica un gol? Me moriría.





Antes de dirigirme a casa de Miriam llamo a Jonah para darle la sorpresa.
Después de unos bips, coge el teléfono.

-Hola Jonah
-¿Alba?
-Sí claro
-¿Por qué me llamas?
-¿Qué pasa, una no puede llamar a su amigo?
-Claro que sí, me has sorprendido, solo eso.
- Una cosa, ¿qué color te gusta más para los pompones?
- Enm..¿ qué dices?
-No lo has pillado, era un chiste. Mira chico los pompones, voy a ...¡animarte en tu partido de fútbol!
- Pero si las animadoras de pompones son para baloncesto.
- No seas tonto y no rompas la sorpresa- le digo entre carcajadas.
-Ya lo sé, pero me gusta bromear. ¿Entonces vienes?
- ¿A las 7, no?
-Claro
- Ya que voy podrías dedicarme algún gol.
-Eso está hecho.
-Bueno me voy para casa de Miriam, ¡hasta ahora!
- ¡Adiós, y mi color favorito es el lila!

Unos retoques antes de irme, me miro al espejo, no es que me vea bonita, pero no dejo de sonreír, desde esa llamada, la sonrisa se ha fundido en mi cara. ¿Qué tendrá Jonah que tanto me gusta?

Nos subimos las petonas en el coche rumbo a Peal. Al llegar allí a las locas de mis amigas se les ocurre pasarnos a recoger a Javi, un chico puede ser divertido, pero no le va bien la cabeza y como la madre de Miriam es igual de cachonda que ella pues de aventura, a por él. Por desgracia o más bien por suerte, no le encontramos y vamos directamente al campo de fútbol.
Nos estaban esperando la chupi pandy, con ellas,  algunos chicos como Nico, no le quiero mirar, ya tomé la decisión y espero poder contenerme. Le damos dos besos a cada una de las chicas, unos abrazos y algunas bromas de por medio.
Nico me busca con la mirada, le esquivo y si coincidimos, la expresión de mi cara reposa una especie de "asco" hasta que se da por vencido y se marcha.



Nos sentamos en las gradas, miro hacia todos lados, no hay rastro, aunque parece que al fondo se ve algo, sí, es él, Jonah y lleva esa camiseta rosa que tanto me gusta. Desde mi asiento lo saludo, como siento que no se da cuenta, alzo la voz. Mis amigas me llaman la atención, dicen que no hago más que vergüenzas, pero yo defiendo que es solo mi forma de ser.
Bien, Jonah se ha dado cuenta de que estoy ahí, en el primer descanso se me acerca para saludarme junto a mis amigas.  Antes de irse para reiniciar el partido, se quita la camiseta para quedarse en tirantes, en ese acto, se le sube y por unos instantes da a mostrar su esculpida figura o como nosotras decimos "su tableta". Se me escapa un suspiro por dentro y parece que dos de mis amigas se han dado cuenta.
-Alba que se te van los ojos
-¿Qué pasa Mary?
- No te hagas la tonta, si sabes lo que ha pasado.
-Miriam, no me mires así que me matas. No voy a negarlo, he mirado, pero vosotras también- les sonrío pícara.
-Ahora verás
-¿Qué vas a hacer? Me estás dando miedo- Miriam mira cómplice a Mary y van tras Jonah.
- ¡Jonah, que a Alba......- antes de que acabe la frase, me interpongo con un empujón y con mirada asesina.
...le gustas!- acaba grintando Miriam y Mary al unisono.

Ya si que no, me paso todo el partido detrás de ellas, intentando callarlas. Pero como son mis amigas, cabronas pero petonas, acabamos la noche como si nada.

Al acabar el partido, nos vamos todos a cenar. Hoy estoy servicial y actúo como camarera. Me acerco a Jonah.
-¿Tú que quieres Romeo?
-¿Romeo?
- Y yo sería Julieta

"Soy idiota, por que habré hablado, encima de todo eso, a veces lo que no atrevemos a hacer, esos sentimientos se acumulan y surge a través de los impulsos, ahora mismo mi corazón habló mediante un impulso"
Antes de que Jonah volviese a hablar, me sonrojo, ya normal en mí y pregunto al resto sus pedidos.



Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad