Déjame acercarme

Llevamos sin hablar desde hace más de una semana,  me conformaba con tus miradas. Me he dado cuenta que no te necesito, pero te hecho de menos. Añoro los momentos a tu lado, esos que hacían que me sintiese tan especial. Desde que te fuiste, nadie ha logrado que me sienta así, ni siquiera sacarme una sonrisa de las tú me regalabas a diario. Tus palabras me hacía volar bajo ilusiones, lejos de la realidad.
Siento que te vas. Mi corazón dejó de latir al sentir que ya no estabas.
Siento que me pierdo en un camino de ansiedad, siento que quiero volver a revivir todo contigo, a dejarme llevar. Quizás no solo te hayas ido tú, quizás yo era aquella que te empujaba. Ahora  pasaré mucho tiempo sin verte, sin saber de ti, quizás te olvide o quizás descubro lo que realmente siento. Me haces sentir algo inexplicable, tu actitud me provoca melancolía pero inesperadamente me hace  feliz. Esa voz, tu voz que hace que la música pierda su sentido, la única melodía que quiero oír es aquella que salga de ti. Ese brillo de mi mirada se pierde si no se encuentra con la tuya.
Cuando mi mano se juntaba con la tuya, me sentía nerviosa, tenía suspiros, y ahora se han convertido en falta de aliento al no encontrarte cerca. Cuando te acercabas me alejaba porque sentía miedo, temía que creciese, se hacía demasiado grande y no quería llegar a necesitarte. Sobrevivo sin ti, pero no puedo vivir, quiero estar a tu lado, quiero que me quieras.
Por favor,déjame acercarme, porque desde que te vi, no dejé de sonreir.

Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad