¿Inocentada o inocente? Capítulo 5


Capítulo 5, Buenas noches mi cenicienta, ¿sabes que te quiero?

Suena el timbre...
-Vayámonos antes de que empiece la siguiente clase.- le dije a Érica.
-¿Y si nos dicen algo? Pero seguro que yo aquí no me quedo- me dijo ella.
-¿Pero como nos vamos sin que nos vean?
-Se están yendo todos, no vamos a ser las únicas tontas que nos quedemos aquí. Tú sígueme y calla.

Le hago caso, salimos hacia fuera con total naturalidad. Como es el primer día, todos los chicos se saltan las clases,se ha convertido como en una tradición. En las puertas del insti, Érica y yo nos separamos cada una con nuestro grupo de amigos. Cuando veo a Cintia y al resto de petonas, decidimos recorrer las calles de Cazorla, justo detrás nos encontramos con nuestros queridísimos "amigos" del verano. Parecía como si nos persiguiesen.
No hay vuelta atrás con mis mejillas sonrojadas los saludo uno a uno, pero que el resto no se libran y también los saludan.
Sin venir al cuento, se nos acoplan en nuestra ruta, pero en realidad no me importaba, estaba Jonah con ellos. Empezamos el sendero del río, a medio camino Miriam (petona, 14 años, cabello largo rubio, con un físico a invidiar, la típica chica que enamora a todos, se los lleva de calle, pero tanto tiempo pensado en chicos, hace que descuide el estudio y hace que sea pésima de notas, pero eso sí, es una amor de chica ) y Mary (alta, morena, cabellos con rizos que parecen espirales, no es muy apasionada por la moda por lo que tiene estilo propio, si hablamos de sus amores, pues creo que aún no ha llegado el chico adecuado, centrada en sus estudios y amigas vive la vida con una sonrisa) decidieron marcharse por otro camino y descansar, no son muy deportistas, pero les quiero de todas formas.

Buscaba cualquier escusa tonta para hablar con Jonah, hacía demasiadas tonterías para llamar su atención, en ese momento todo me daba igual, pero por la vergüenza impedía que le dijese alguna palabra acerca de mis sentimientos. Fuimos en padilla el resto de petonas y nuestros amigos, no paramos de reírnos, eran demasiado tontos por así decirlo.
Se hacía tarde y decidimos volver con el resto, agotados por la cuestas aún así llegamos, con los demás, entre ellos estaba Nico.
Para que me entendáis, Nico,  fue lo más parecido a un novio que he tenido, tan solo estuvimos unos días, solo eran palabras, pero cada vez que las leía algo se me revolvía por dentro, esa sensación era parecida a un grupo de mariposas en el  estómago. Me hacía sentir tan bien, que creí que me enamoré de él, por eso la despedida dolió, tanto que al verlo recordé todo lo que  pasó, jamás  le dije un adiós definitivo y no creo que seré capaz de decírselo alguna vez.

Un recuerdo llegó a mi corazón...
Una noche iluminada por las luces de la feria, de un 23 de agosto.

-Clara, me han dicho que Nico esta noche ha quedado con una chica.
-Pero Alba, tú solo eres su amiga, no debes preocuparte, lo vuestro acabó y no de la mejor manera.
-Llevas razón pero no puedo evitarlo, algo me incomoda por dentro, se comportó como un autentico imbécil, pero le quería.
-No pienses más pequeña, recuerda que el pasado es como un día malo, ahora sigamos disfrutando de la noche, ¿para algo es feria, no?
-Vale, lo haré pero por ti, porque me has sacado una sonrisa.
La verdad me lo pasé genial, pero ya me iba a dormir, la fiesta acaba, yo feliz, pero no podía dejar de pensar en Nico. Antes de ir a la casa de mi tía para dormir, tuve la tentación y le mandé unos mensajes.

11:28 -Alba: Estoy en tu pueblo, ya me voy a la casa de mi tía a dormir y mañana regresaré a casa. Antes de irme quería verte..Solo serán unos minutos...
 11:30 -Nico: ahora estoy ocupado, estoy con una chica,pero, ¿dónde estás?
 11:35-Alba: camino a la casa de mi tía, voy por el bar Picaso, si vienes tiene que ser ya que a las 12 tengo que estar en la puerta.
11:40-Nico: me pilla muy lejos, no creo que vaya.
11:41-Alba:no te preocupes que lo entiendo, pásatelo bien.
  
Decepcionada porque  no vendría, seguí mi camino, quedaba un cuarto de hora para el toque de queda.De repente, veo algo en la esquina...
-¿Pero qué es eso? No será... pero... si es...él... ¡Es Nico!
-Hola...al final llegué- habla fatigado, venía corriendo a toda velocidad.
-Hola, si estás aquí, dije con una de las sonrisas más grandes que puse sobre mi rostro.
-No podía dejar que esto acabase así, quiero un comienzo, quiero que lo nuestro empiece desde cero. Perdóname por todo lo que un día te causé, actúe cobardemente, nadie merece llorar por alguien como yo y menos tú,  fui un imbécil, que lo sigue siendo pero este imbécil te quiere.
-Yo.... no se que decir..- pálida, incapaz de pronunciar una sola palabra, hasta que me decidí y le dije:
- Tu estabas con otra chica y la ibas a besar.
-Llevas razón, pero cuando mi móvil sonó y encontré tu mensaje, descubrí que no eras tú la que estaba a mi lado, que me faltabas, y esa chica no es nada, ni lo será porque mis corazón solo late si tu me quieres.
Lo creí, como una idiota lo hice, decidí darle una oportunidad. Momentos después de quedarme paralizada, se me acercó, e hizo algo que me sorprendió bastante.
-Hola, te he visto y no puedo dejar de mirarte, como creo que no me conoces me presento, no quiero que la chica más guapa de todas no sepa quien soy, me presento, yo soy Nico, Nico Valor, ¿y tú eres?
- Yo soy Alba González, encantada de conocerte. ¿Sabes? Creo que me caes bien, pero ahora faltan 5 minutos para que se vaya el hechizo y mi carruaje se transforme en calabaza. Es broma eh, me tengo que ir ya, mi tía me está llamando. Encantada de conocerte.- acto seguido le doy dos besos.

  Me marcho, algo aterrorizada al ver las 10 llamadas perdidas, pero antes de dar un paso más, escucho una voz que dice que pare, me doy la vuelta y noto como los labios de Nico me besan. Una sensación mágica, mi primer beso, esas mariposas que sentí cuando lo vi se multiplicaron por mil, simplemente me dejé llevar.

 Otra llamada de mi tía nos interrumpe, ya si que me marcho de verdad. Llego a mi habitación sin hacer mucho ruido, pero mi tía me ve.
-Ya hablaré con tu madre y le diré a las horas que vienes señorita.
-Perdóname tía, estaba con mis amigos y no me di cuenta de la hora.
-Pues vaya amigo más guapo tienes- me dijo con un tono picaresco.
-¡Tita! dije algo enfadada y avergonzada.
-Anda ve a dormir, mañana hablamos.

 Entro en la habitación, solo escucho música romántica, lo de esa noche nunca lo olvidaré. Cuando intento cerrar los ojos para dormir, mi móvil suena y veo un mensaje.
 01:10-Nico: buenas noches mi cenicienta, ¿sabes que te quiero?




Entradas populares de este blog

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas

Debilidad