Si eres mi error, quiero equivocarme

Cuando crees que el corazón se está cerrando, llega el destino y te sorprende. No sabemos lo que puede suceder, con una simple broma es capaz de cambiar nuestra vida. Algo de lo que un día nos reímos hoy nos hace llorar.  El tiempo nos trae los recuerdos, aquellos en los que éramos felices, en los que todo parecía estar bien. Ahora te das cuenta de que algo ha cambiado porque los recuerdos no se parecen a la realidad, y piensas, ¿qué hice mal para que todo cambiara? ¿por qué ha cambiado? y lo que no se te va de la cabeza, ¿cómo puedo hacer para que vuelvan? No somos magos, no sabemos  lo que realmente queremos, solo lo podemos saber cuando está perdido. Todo pasa por una razón, el destino no deja de entrelazar caminos. Quizás ya no camines por mi dirección pero puede que un día nos volvamos a cruzar. Aunque hay momentos en los que pienso, que debo recuperar los recuerdos, guiarte para que no te vayas de mi camino, algo iba bien, por eso era feliz. Poco a poco nos vamos dando cuenta de cada uno de nuestros errores y podemos decidir si corregirlos o no. No sé si fuiste mi error, pero si pudiese equivocarme otra vez lo haría, contigo, ya algún día aprenderé, mientras tanto, intento ser feliz.

Entradas populares de este blog

Debilidad

Quién me lo iba a decir

Tú a mi no me engañas